Muchas tuberías de plomo, todavía

Y tanto es así, que algunos estudios indican, por ejemplo, que en Madrid capital, un 20% de los edificios conservan aún estas tuberías de plomo. Es decir, en muchos de los construídos antes de 1.980, cuando se combinaban hierro y plomo como materiales para conducir el agua de  consumo humano. Sólo se solían usar para agua fría ya que la cesión de plomo de la cañería al agua caliente es mucho mayor. Y con mayor intensidad se transmite cuando el agua es ácida. Por ello se realiza un ajuste en el ph de las aguas públicas.

El plomo es un metal pesado y tóxico. No es necesario para el organismo, pero lo podemos adquirir a través de alimentos, el aire y el agua. Los efectos para la salud son diversos. Entre ellos se encuentran daños al riñón, a la fertilidad masculina, o alteraciones del carácter como la agresividad o impulsividad.

Por tanto, ¿es necesario sustituir las tuberías existentes de plomo? La normativa sobre calidad del agua de consumo humano, se establece por Real Decreto. En él se establecen los parámetros que no se debían superar: de 25 microgramos por litro hasta finales de 2.013, y de 10 a partir de esa fecha. Si consideramos apta la cantidad actual de 25 µg/l, y según los análisis de Madrid Salud en 2.009, de 261 comprobaciones, sólo en 8 se encontraron tasas superiores a esta cifra.

Teniendo en cuenta la difucultad y el coste de la sustitución de tuberías, es lógico que dé cierta “pereza” a la hora de cambiarlas. Si es éste su caso, aproveche la menor oportunidad para hacerlo. Y mientras tanto, un consejo: Si va a abrir el grifo para coger agua de beber o cocinar, déjelo correr un poco. El primer agua adquiere más plomo al haber estado retenida durante un tiempo. Y ya que ha desperdiciado un poco de agua, aproveche para coger más de una botella… En algunos lugares recomiendan aprovechar el primer agua para regar plantas. ¿Con plomo…? Haga la prueba, a ver qué pasa. Y nos lo cuenta.

About these ads

Un pensamiento en “Muchas tuberías de plomo, todavía

  1. Seguro que las plantas con plomo se vuelven plomizas. Y con tanto “peso” en las hojas no habrá quien las reviva. Ni con todos los días soleados de la vida. Pero que bien te explicas gachí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s